sábado, 10 de mayo de 2014

De regreso al bloguerismo

Hace 3 años dejé de escribir en el blog. Dejé de escribir porque sí, porque no se me ocurría qué escribir, porque las cosas que se me ocurrían las escribí en otras plataformas, y qué se yo, pero dejé de escribir. Y ahora volveré a escribir.

Hace 3 años el último post que escribí correspondía a un texto de mi abuela, lo escribí porque en esa fecha ella falleció. No fue por eso que dejé de escribir, ni tiene que ver directamente con ella el hecho que vuelva a escribir (uso la palabra "directamente" porque lo cierto es que nuestros ancestros siempre tienen, de una u otra forma, influencias en aquello que decidimos hacer). Pero pese a qué mi abuela no tenga nada que ver con estas desapariciones y apariciones de la blogósfera, creo que es interesante buscar y unir coincidencias.

Mi abuela empezó a escribir por ahí por sus últimos 15 años de vida, por una necesidad de dejar registro de sus pensamientos y recuerdos (maravillosos recuerdos del desierto de Chile de la primera mitad del siglo XX). Lo que mi abuela escribía y el formato en que mi abuela escribía son tan lejanos a las historias que yo vivo y al formato que estoy usando para escribir, pero las razones que nos mueven son las mismas.

Dejar un registro. ¿para quien? para qué? ni idea.

Claramente no hay pretensiones de ser un aporte a la literatura nacional ni nada así, sino simplemente dejar guardaditas en alguna arte estas ideas que pasan a ratos por la vida. Muchas cosas no las leerá nadie, probablemente ni siquiera las lea yo en un tiempo más. Entonces para qué dejar un registro? la verdad es que no lo sé. Es una especie de resguardo contra la amnesia, para en el futuro no olvidarme de cómo pensaba hoy y de las cosas que alguna vez me interesaron. De hecho, vuelvo a escribir porque muchas ideas que pasan por redes sociales son rápidamente sepultadas en uno o dos días de nuevas ideas y enlaces, y quisiera dejar al menos un breve registro de eso, aunque nadie lo lea, aunque no tenga sentido.

Vuelvo a escribir. Y así como mi abuela escribía en un cuaderno historias de un pueblo que ya no existe, yo escribiré conectada al mundo entero ideas de un mundo globalizado con un exceso de registros que nadie revisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada